Condenada una protésica e higienista dental por dos delitos de intrusismo.

24

El Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife contrató un detective privado.

El Juzgado de lo Penal nº9 de  ha condenado a una protésico e higienista dental, propietaria de una clínica  por dos delitos de intrusismo profesional, al realizar funciones propias de un dentista sin poseer el correspondiente título académico.

El Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife presentó en 2013 una denuncia ante el Juzgado Decano de Puerto de la Cruz y ha sido acusación particular en el procedimiento, para el que contrató un detective privado y, una vez obtenido su informe, puso a disposición de la autoridad judicial dicha investigación al presentar la querella correspondiente.

Aunque cabe recurso de apelación, la sentencia condena a tres meses de multa a razón de 6 euros diarios por cada uno de los delitos y el pago de la totalidad de las costas de este procedimiento, incluidas las de la acusación particular.

En la sentencia, se determina, como hechos probados, que la ahora condenada, siendo protésico dental e higienista, abrió una clínica dental «al contar con personal propio con titulación académica de odontólogo». Sn embargo, realizó, de 2007 a 2012 trabajos propios de un dentista, «como la toma de medidas y colocación de prótesis en la boca al menos a dos pacientes, realizando diagnósticos, extracciones y tallas de piezas dentales».

El delito de intrusismo, tal como explica el fallo del juzgado de lo Penal nº9 de Santa Cruz de Tenerife, está previsto en el artículo 403.1º inciso primero del Código Penal. Asimismo, la propia sentencia refiere la condena anterior, en 2016, a la misma persona y «por unos hechos similares» que dictó el Juzgado de lo Penal nº2 en Santa Cruz de Tenerife.

Tanto el Consejo General de Dentistas de España como el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife han manifestado, en diversas ocasiones, la necesidad de endurecer las penas de delitos como el intrusismo profesional en el ámbito de la odontología, para que así puedan tener un efecto disuasorio, ya que realizar estas acciones sin la titulación adecuada es un peligro para la salud del paciente.