Condenados a un año de cárcel por intentar secuestrar al propietario de un club

14

a Sección Primera de la Audiencia Provincial ha impuesto penas de un año de cárcel a tres hombres por haber intentado secuestrar el 27 de agosto pasado al propietario de un club de carretera de Granada con un vehículo de alta gama de uno de ellos, una condena que llegaba tras un acuerdo de conformidad entre las partes. La Fiscalía interesaba inicialmente en sus conclusiones provisionales para los ahora condenados, de 30, 31 y 39 años, con vínculos familiares y los tres con antecedentes penales, tres años de prisión por la presunta comisión de un delito de detención ilegal en grado de tentativa, y 480 euros de multa por un supuesto ilícito leve de lesiones, si bien en el inicio del juicio, celebrado el pasado 19 de febrero, y según consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el ministerio público las cambió como cuestión previa.

Pasó a pedir un año de cárcel por la tentativa de detención ilegal, manteniendo la misma petición de multa, una acusación a la que se adherían las defensas, una conformidad que, “asimismo, expresaron los propios acusados”, tras lo que el tribunal dictó sentencia ‘in voce’ ateniéndose a los términos de la misma. El perjudicado no deseaba denunciar ni reclamar, y las partes señalaron su voluntad de no interponer recurso. La resolución escrita, recogida en fecha de 26 de febrero, es por tanto firme. Se declara probado que actuaron “de común acuerdo” los tres para desplazarse al citado establecimiento abierto en torno a las 22:30 horas de aquel día “buscando por razones que no han trascendido al propietario”, de 59 años, en un vehículo propiedad de uno de ellos.

En la puerta del club, un empleado “salió al paso” de los procesados ante lo que uno exhibió una pistola “según lo planeado” y colocándola en su costado derecho. “Contigo no es nada, déjanos entrar que vamos a ver” al dueño, le dijeron, ante lo que el empleado les franqueó el paso, detalla la sentencia de la Audiencia de Granada. Dentro, encañonaron en el cuello a su víctima “al tiempo que le propinaron entre los tres numerosos golpes para evitar que llamara a la policía”. Fuera le habían llegado a introducirle “más de medio cuerpo” en el maletero del coche, perdiendo sus gafas, luego recuperadas, antes de lograr escapar “gracias a la intervención de otras personas que salieron del local increpando a los acusados”. El fiscal también solicitaba una orden de alejamiento y de prohibición de comunicación respecto de la víctima por cinco años y medio a la que estos tres hombres, dos de los cuales habían estado en prisión provisional desde el 31 de agosto pasado, han sido condenados también.

Suspensión de pena

La sentencia se detiene en que, con relación a la suspensión de la ejecución de la pena de prisión, el ministerio fiscal informó en la vista de que no se oponía a su concesión a los dos que estaban en prisión, en tanto que respecto al otro, que había ingresado en la cárcel también el 31 de agosto pero estaba en libertad desde el 10 de octubre, tampoco se opuso imponiéndole, a su elección, cuatro meses de trabajos en beneficio de la comunidad o multa de 1.920 euros, optando él por la sanción económica.