La Transformación Digital: una realidad irreversible en la Seguridad Privada

27

Por gentileza del maestro Jorge Salgueiro reproducimos el articulo publicado en Cuadernos de la Seguridad.

El primer gran reto al que se enfrenta la seguridad privada desde el punto de vista fáctico es la exigencia de satisfacción de forma real a las nuevas necesidades de seguridad global planteadas por los usuarios contratistas de sus servicios. La participación de la seguridad privada se revela como necesaria e imprescindible dentro del modelo de seguridad pública vigente en España, todo ello como una capacidad adicional para satisfacer las necesidades de seguridad ciudadana de los ciudadanos españoles.

En este modelo de seguridad nacional juegan un papel fundamental las nuevas tecnologías, cada vez más enfocadas a garantizar la continuidad en la prestación de servicios por las empresas y personal de seguridad del ámbito de la seguridad privada. Todo lo expuesto se concreta en la participación en el nuevo modelo de seguridad nacional de las empresas de telecomunicaciones y de ciberseguridad como actores ya principales en los servicios habitualmente prestados por las empresas de seguridad privada.

El modelo de seguridad privada requiere una actualización respecto a conceptosservicioscondiciones no incluidas en la vigente Ley de 2014, como herramientas actuales eficaces en la prevención y mantenimiento de la seguridad pública en España.

Iniciativas normativas transversales

En esta línea, la seguridad privada tiene que asumir, con los límites propios de su naturaleza empresarial, las nuevas regulaciones aplicables a las FCS, como ocurre con la Ley 7/2021 de Protección de Datos Personales tratados para fines de prevención, detección, investigación y enjuiciamiento de infracciones penales y de ejecución de sanciones penales. Por consiguiente, todas las nuevas iniciativas normativas transversales surgidas en el seno de la Unión Europa los próximos años, tales como el Reglamento de Eprivacy, de servicios digitales, de ciberseguridad, de inteligencia artificial, sin duda alguna que tendrán una aplicación limitada y matizada para las empresas y profesionales de seguridad privada en la ejecución de sus servicios.

LA EXPLICACIÓN ES CLARA, LA SEGURIDAD PÚBLICA ES UNA COMPETENCIA EXCLUSIVA DE CADA ESTADO Y LA SEGURIDAD PRIVADA SE HALLA INTEGRADA EN LA SEGURIDAD PÚBLICA BAJO SUPERVISIÓN DE LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD.

Jorge Salgueiro-Rodríguez

Sin duda alguna que debemos hablar de un modelo de seguridad privada de reconversión sectorial ligado a la transformación digital. Nuestra administración competente está trabajando en la implantación de plataformas tecnológicas de comunicaciones o de gestión de la información, basadas en el Esquema Nacional de Seguridad, dentro de esta transformación digital actual, con integración de los recursos de la seguridad privada al servicio del modelo de mantenimiento de la seguridad pública de nuestro país.

Por consiguiente, un concepto a concretar y delimitar debe ser el de información relevante para la seguridad ciudadana en la prestación de los servicios de seguridad privada. Este concepto tiene como objetivo garantizar la custodia y cesión de información autorizadas por Ley en la prevención de las amenazas contra la seguridad pública y nuestro Estado de Bienestar como derecho fundamental a la seguridad.

Debemos comenzar a hablar de un modelo colaborativo de integración de seguridades con determinación de los supuestos en los cuales la seguridad privada participa de manera activa con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dentro de su artículo 104 de la Constitución Española para proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos.

La seguridad privada debe crear una herramienta de confianza en esa integración de las seguridades con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a través de una mayor formación y capacitación del personal de seguridad privada. La especialización de los profesionales de la seguridad exige el aprendizaje y asunción de nuevos programas formativos reglados tanto a nivel de formación previa como permanente y ello respecto de contenidos como de seguridad en las comunicaciones, en la ciberseguridad y en otros ámbitos tecnológicos tales como inteligencia artificial, internet de las cosas y privacidad digital.

Observador Permanente

El profesional de la seguridad es un observador permanente de las necesidades de seguridad privada planteadas a diario por los usuarios contratistas de los servicios de seguridad privada. La importancia de las competencias y funciones desarrolladas por los profesionales de la seguridad implica la puesta en marcha de un canal de comunicación social permanente y la creación de una cultura de seguridad respecto de toda la ciudadanía española. Estas tareas son continuas y deben ser ejecutadas por todos los actores de la seguridad pública y privada en España.