Asesinato Alevoso e… ¿Impecable?

66

Muy pronto saldrá publicada la novela que lleva el intrigante título que antecede. Su autor, un prestigioso detective privado y analista como pocos de la situación y los retos con los que se enfrenta el colectivo profesional.

Se trata de una mujer llamada Rosana, una joven mujer, de 34 años de edad, de formación Grado en ADE y Finanzas, Master en Gestión de Riesgos Financieros, trabaja como asesora financiera, sin duda, con un presente prometedor e innumerables proyectos de futuro, sin embargo, fruto o consecuencia del amor a primera vista, quizás, el subconsciente, propició recrear una situación absolutamente irreal, ello, le pudo hacer creer a Rosana que navegaba por aguas tranquilas, sin embargo, la realidad era diferente, al encontrarse en el punto sin retorno formándose a su alrededor la tormenta perfecta, ello, motivado, porque desde su cercano entorno han propiciado que la travesía terrenal de Rosana resultara incompatible con la vida.
Sucede que, en el momento de producirse el fatal desenlace, en torno a la vida de Rosana, por diferentes circunstancias, ¿amor?, ¿negocios?, o simplemente, capricho del destino, aparecen implicados cinco hombres, si bien, todos ellos, por diferentes circunstancias, pueden parecer, a la vez, tan inocentes como resultar culpables del diabólico y alevoso crimen, al consumar el mismo por medio de un tóxico o veneno, este, disimulado en alimento o bebida para que con tan infame proceder, pueda ser ingerido de forma
involuntaria por Rosana.
Cuando se actúa de forma traicionera, como el criminal en este caso, que para lograr su propósito, se sirve de elogios desmesurados y dulces palabras, si bien, impregnadas de tóxico, con la absoluta confianza de resultar un asesinato impecable, perfecto; en consecuencia, es preciso la coordinada actuación, esfuerzo e indudable profesionalidad de médicos forenses, facultativos, técnicos especialistas en el estudio de la toxicología, investigadores criminalistas en sus diferentes especialidades, así, como detectives, cuyo objetivo principal y único, es aunar esfuerzo para poder descubrir al perverso autor de tan execrable crimen, así, como conseguir que este tenga que purgar en prisión la pena que le
corresponda.