Detenciones en Guadalajara por estafar 6 millones de euros

6

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal de falsos brokers que estafó seis millones de euros a través de entramados financieros fraudulentos. La noticia la facilitado este lunes la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

Los agentes han detenido a 11 miembros de la organización, los cuales se desplegaban por toda la geografía española, principalmente en Madrid, Barcelona, Toledo y Guadalajara. Han llegado incluso a operar desde el extranjero.

¿Cuál era su forma de actuar?

Contactaban con las víctimas por teléfono o mediante enlaces en páginas web, para ofrecerles inversiones en el mercado de valores. A partir de ahí, cometían sus estafas a través del conocido método del ‘chiringuito financiero’: dotados de aplicaciones informáticas, páginas web o cuentas bancarias estaban en condiciones de controlar en todo momento el capital invertido, concretamente a través de una aplicación.

El primer estafado perdió 700.000 euros

La investigación arrancó hace aproximadamente año y medio a raíz de una denuncia con la que se tuvo conocimiento de que una persona habría sido estafada mediante el método de los ‘chiringuitos financieros’ tras invertir casi 700.000 euros.

En el transcurso de las indagaciones, los agentes comprobaron la existencia de otros 130 perjudicados, ascendiendo el capital defraudado a casi seis millones de euros.

Avanzadas las pesquisas, averiguaron que detrás de dichas estafas se escondía una organización criminal internacional ubicada en distintas ciudades españolas, como Madrid, Barcelona, Toledo y Guadalajara, estando también asentada en países extranjeros, principalmente en Chipre.

Contaban con una marca de bróker asignada a una página web determinada, la cual servía para captar a las víctimas, ofreciéndoles inversiones en el mercado de valores.

Los beneficios, en criptomonedas

Tras haberse apoderado de todos los ahorros de los inversores, la organización simulaba operaciones de riesgo reflejando la pérdida de capital de forma repentina, con el propósito de evitar futuras reclamaciones o denuncias cuando los perjudicados se preguntaran por el paradero de su dinero. Seguidamente, el capital estafado era repartido entre los implicados a través de criptomonedas.

La Policía Nacional estableció un dispositivo a finales del pasado mes de marzo, que se ha saldado con el arresto de 21 personas, lo que según los investigadores supone el completo desmantelamiento de esta red criminal dedicada a esta modalidad de estafa.

Durante los registros domiciliarios llevados a cabo en distintas localidades de Madrid, así como en las provincias de Toledo, Guadalajara y Barcelona, los agentes intervinieron 562.000 euros en efectivo oculto en cajas fuertes escondidas en falsas paredes o enchufes.

Asimismo, se han incautado 11 vehículos de alta gama, los cuales eran adquiridos con el capital defraudado, además de gran cantidad de terminales telefónicos empleados para contactar con los perjudicados.