La Policía Nacional presenta el balance de las agresiones a profesionales sanitarios durante el 2021

11

La figura de los interlocutores policiales sanitarios se ha consolidado como un elemento fundamental en la contención de las agresiones a sanitarios

La vuelta a la presencialidad en los centros hospitalarios y de salud, así como la vigilancia del cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias han sido la causa de las agresiones durante el pasado año, siendo el perfil más frecuente del agresor el de varón entre 36 y 55 años y de nacionalidad española

Además de intensificarse medidas ya implantadas como la colaboración con los colegios profesionales, los contactos con los departamentos de seguridad del ámbito sanitario y la formación a los profesionales de la seguridad, se han elaborado nuevos proyectos como es la adaptación de un protocolo de denuncias in situ.

La Policía Nacional ha presentado el balance de las agresiones a profesionales sanitarios durante el 2021, situándose la cifra de denuncias registradas en España en 225. La figura de los interlocutores policiales sanitarios se ha consolidado como un elemento fundamental en la contención de las agresiones a sanitarios. La vuelta a la presencialidad en los centros hospitalarios y de salud, así como la vigilancia del cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias han sido la causa de las agresiones durante el pasado año, siendo el perfil más frecuente del agresor el de varón entre 36 y 55 años y de nacionalidad española. Además de intensificarse medidas ya implantadas como la colaboración con los colegios profesionales de la seguridad, se han elaborado nuevos proyectos como es la adaptación de un protocolo de denuncias in situ.

Durante el año 2021 se ha producido un aumento del 14% de las denuncias de agresiones respecto a las presentadas el año anterior. Las causas estimadas de este repunte se deben a la vuelta de la atención sanitaria de manera presencial a los centros sanitarios y la vigilancia del cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias por la COVID-19. Además, la labor de concienciación que llevan a cabo los interlocutores policiales sanitarios,  está impulsando la interposición de denuncias como única fórmula para visibilizar y poder evaluar realmente la dimensión del problema.

Por otro lado, la actividad formativa en prevención de agresiones que llevan a cabo los interlocutores, se ha adaptado a las circunstancias y se ha extendido a los profesionales de la seguridad que protegen a los sanitarios, llegando a más de 2.000 profesionales de la salud y de la seguridad en este ámbito, siendo ya más de 12.000 los profesionales formados desde la implantación del protocolo.

Estos datos se han presentado hoy en un acto en el que han participado el Comisario General de Seguridad Ciudadana Juan Carlos Castro Estévez y el jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada e interlocutor policial sanitario Manual Yanguas, y al que han asistido también el jefe de la Brigada Central de Inspección e Investigación de la Unidad Central de Seguridad Privada Ignacio Barbosa, así como representantes del Colegio Oficial de Médicos, del Colegio Oficial de Enfermería y del Colegio Oficial de Farmacias entre otros.

Para los próximos años, la Policía Nacional adoptará una serie de nuevas medidas materia preventiva de agresiones en el ámbito sanitario. Entre ellas destacan la puesta en funcionamiento de actividades formativas en el ámbito universitario, con la adquisición temprana de herramientas destinadas a la prevención de agresiones para futuros profesionales de la salud; campañas de sensibilización con la elaboración de guías, vídeos explicativos y cartelería con recomendaciones y herramientas para la prevención de las agresiones; presencia en centros sanitarios de los interlocutores policiales con el proyecto “IPNS 2.0”; intensificación de la colaboración con colegios profesionales en materia de formación; implantación de la cuenta de correo electrónico ucsp.ipnsadjunto@policia.es  para asesoramiento a profesionales de la salud durante las 24 horas del día de cualquier día de la semana; potenciación de los contactos con los departamentos de seguridad del sector sanitario; y propuesta de adaptación de un protocolo de las denuncias in situ.